domingo, 30 de noviembre de 2008

Es el otoño o soy yo.?

Es el otoño o soy yo? . Me es imprescindible escribirte y sentirte, dictado de una
cursilería barata y personal. Blasfemia sería llamarla romanticismo. Es el otoño o soy yo? Cada día se me secan mas hojitas. Y con suerte y un par de sacudones se me empiezan a caer. Llueve lluvia y viene viento. El otoño es la primavera un poquito cansada. Entonces definitivamente el culpable de todo es él. Sobreponerse al otoño caduco sin dejar que caduque el alma. Quiero un alma perenne verbigracia siempreverde. Impermeable. No quiero alma con olor a perro mojado. No quiero júbilo congelado. No quiero estar inmóvil de frío al borde del camino. No quiero primavera sin ganas. Quiero la conjugación de nuestras estaciones de hemisferios opuestos. Maldito ecuador q nos separa, bendito ese cielo único que nos pertenece y nadie nos roba el placer de encontrar cada tanto. Hay que asolear el alma de vez en cuando, y si la asoleamos juntos masmejor. A veces este preludio del invierno llega demasiado rápido. Definitivamente el culpable de todo es él.

Hombre Que Mira Al Techo

...Siempre hay una jornada fuera de serie en que uno logra sentirse sereno
pero está lejos de ser una canonjía, ya que la serenidad
no es el mejor de los estados posibles e imposibles
hoy por ejemplo tomo distancia con respecto a las cosas y a mi mismo
y no por eso echo al olvido
qué joda era
qué bueno era estar adentro del entrevero
todavía me siento un poco incómodo en mis primicias de sereno c
omo quien entra en un traje nuevo que tiene bajas las hombreras
pero el cuerpo y el alma son animalitos de costumbres
mañana la incomodidad será menor
y en pocos días me habré habituado a estar sereno
eso me llena a veces de alegría
es claro que se trata de una alegría serena
y en consecuencia uno no sale a dar abrazos ni pega gritos ni le canta al cielo
a lo sumo archiva caricias y otros prólogos por estricto orden cronológico
también llega a invadirme el desconsuelo
pero se trata de un sereno desconsuelo
y por lo tanto nadie solloza
ni dice mierda
ni putea
sencillamente como un modesto mago
de rojo circo de domingo o de feria
tomo los naipes del amor los barajo con parsimonia
y en las narices del viejo público que es como hacerlo en mis narices
mágicamente los transformo en nuevos naipes de amistad
lo único extraño viene a la noche
pues se presume que un sereno ha de dormir serenamente
pero yo paso horas y horas mirando el techo
o sea que no sé hasta cuando estaré sereno
porque la calma ya no da abasto
hay que confiar
y yo confio
que no hay mal que dure cien años...

ToLove

...to love is to suffer. To avoid suffering, one must not love. But, then one suffers from not loving. Therefore, to love is to suffer, not to love is to suffer, to suffer is to suffer. To be happy is to love, to be happy, then, is to suffer, but suffering makes one unhappy, therefore, to be unhappy one must love, or love to suffer, or suffer from too much happiness, I hope you're getting this down...

Historias -

"...El ser humano – el hombre – está hecho de sus pequeñas historias. Casi no se ve, pero toda la piel por dentro y por fuera, está llena de palabritas, créanme ahí están. Y entonces proponés – Vení, vamos a tomarnos un mate y a compartir nuestras historias.... Y por un momento pensás que van a hablar, pero no...Cuando dos niños pequeños juegan sus historias son tan cortas que las inventan. En ese momento la piel es como una esponja que se alimenta de la savia creativa que el cerebro en conjugación con lo que es atrapado por sus ojos, derrama y se esparce cumpliendo el papel de la experiencia. Entonces comenzás a crecer, y se van borrando las historias inventadas, por las sensaciones reales y así nos vamos formando día a día. En el caso contrario cuando llega la vejez, entonces esas historias se van deshojando, pero no se quedan por allí tiradas, sino que pasan a ser entonces una casa, un suelo, el monumento invisible a la sabiduría del final de una generación. ¿Y para nosotros qué queda? Pues eso, hacernos el amor. Lamemos la piel y en la lengua, se nos van quedando pegados los trozos de vida administrada equitativamente, y por ello siempre tenemos esa sensación de querer más..."

?

Llevo horas perdida en la lectura de un Borges aún desconocido para mí. Siento que el tiempo se ha detenido mientras yo leía. Lamento ser tan acertada con mis presentimientos. Por obra del azar y el cansancio miro el reloj, tras unos instantes entiendo que está detenido. Le doy unos golpes suaves, no reacciona. Me levanto del sillón. Camino hasta la cocina buscando alguna otra referencia, que suele dar la hora en la pared. También se ha detenido; 3:05 a.m. lo mismo que indica el otro reloj. Nunca lo olvidaré. El presentimiento comienza a cobrar fuerzas, el corazón se acelera cada vez más, es cuando escucho mis latidos que asimilo el silencio espectral que me rodea. Siento un pequeño mareo, aceptar que el tiempo se ha detenido, es demasiado absurdo.Vuelvo a la pieza, mi gata me observa plácida sobre la cama, ella realmente me sirve poco como referencia: jamás le importa nada. Me siento atrapada. Así en ropa interior y descalza, abro la puerta de la casa lentamente. Afuera no hay nada, realmente el tiempo se ha detenido. Levanto la vista al cielo, las nubes se han quedado congeladas. Me hago presa del pánico, corro hacia la calle. Nada. Todo estático e inanimado.En medio de mi desvarío, recuerdo el conjuro de reversión, me aferro a ello como lo único que quizás pueda rescatarme.Comienzo a retroceder sobre mis pasos, corro de espaldas, dejo de mirar el cielo, desabro la puerta lentamente, miro a mi gata – sigue sin importarle nada -, salgo de la pieza, devuelvo a mi corazón el ritmo cardíaco normal, no presiento nada, olvido.Observo el reloj de la cocina sin poner atención a la hora, vuelvo a la pieza, me siento en el sillón, acaricio el reloj (sin prestar atención a los números), desleo el libro lo más plácidamente que puedo, pero sin perder el sentido de lo que éste, ya no va diciendo y el porqué lo hago.Cuando llego a la primera palabra, de la primera hoja, respiro profundamente. Con toda seguridad y conocimiento de causa, miro el reloj. Son las 3:06 a. m

Paso Atrás

/..En casos como este es mejor quedarse en la palabra
En el preludio de la muerte que las cosas traen, en lo indeciblemente palpable
En la necesidad del silencio y el por favor, en el irrespeto de lo prohibido claramente.
En todo lo que nos toca y debemos cerrar los ojos para no mirarlo, ignorar el sabor en nuestras bocas, de esta savia que se nos antoja tan impertinentemente nuestra y de nadie.
No somos dos asteroides a instantes de un choque descomunalmente turbulento, estamos separados por distancias que no están hechas ni de tiempo ni de lugares.
Qué más da… quizás lo único que se nos esta permitido sea demasiado, y aun así queramos abusar de ello. No temas, no moveré mis piezas más allá de tu frontera, conozco de las líneas invisibles que se tejen entre nosotros, pero un certero espadazo basta para deshacerlas sin que sea derramada ni una gota de sangre. Los seres humanos y sus oscuros laberintos siempre al acecho, quizás hoy te conmueven mis imperfecciones, pero yo me sé de memoria el territorio que no debo pisar ni con el pensamiento. Y lo cumplo a cabalidad de ley, aunque vos no lo veas. Daré un paso atrás, para que tu primera fila de soldados no se sienta amenazado ante el ímpetu de mi solitaria palabra, que muchas veces redime y otras, hace querer la libertad absoluta, como cuando sabemos que aún el día que lleguemos a estar frente al otro, jamás podremos verdaderamente vernos../

"Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.
El olor de las pelquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.
Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra. Sucede que me canso de ser hombre.
Sin embargo sería delicioso asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a une monja con un golpe de oreja.
Sería bello ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.
No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tripas mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.
No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos ateridos,
muriéndome de pena. Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.
Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.
Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.
Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos, con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran lentas lágrimas sucias."

[Pablo Neruda]

LeTras de OtroS. -

" Te amo por ceja, por cabello, te debato en corredores blanquísimos donde se juegan las fuentes de la luz, te discuto a cada nombre, te arranco con delicadeza de cicatriz, voy poniéndote en el pelo cenizas de relámpago y cintas que dormían en la lluvia.
No quiero que tengas una forma, que seas precisamente lo que viene detrás de tu mano, porque el agua, considera el agua, y los leones cuando se disuelven en el azúcar de la fábula, y los gestos, esa arquitectura de la nada, encendiendo sus lámparas a mitad del encuentro.
Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo, pronto a borrarte, así no eres, ni tampoco con ese pelo lacio, esa sonrisa. Busco tu suma, el borde de la copa donde el vino es también la luna y el espejo, busco esa línea que hace temblar a un hombre en una galería de museo.
Además te quiero, y hace tiempo y frío. "